Panes

Pan de molde con espinacas

9:00


Esta es la idea original que tenia para participar el mes pasado en el juego de blogueros que el ingrediente escogido fue la espinaca.

En mi blog tengo infinidad de panes. Es algo que me gusta hacer. Ver como fermentan las masas, como crecen, como se hornear y greñan por donde menos lo esperas.

En mi afán por introducir verduras a mis hijos sin que sea para ellos un drama y para mi un dolor de cabeza, aposte por introducir las verduras en panes. Y la verdad que es todo un acierto y no solo para mis hijos, sino que como llevan el pan de molde de almuerzo en el cole, los otros chicos se interesan y al final del día tengo la llamada de las mamis para que les de la receta.

Con este pan de molde con espinacas, la que me llamo fue mi cuñada. Me decía que su hija había visto el pan a mi hijo y que ella también quería un pan así de chulo. No hay nada como hacerlos disfrutar con pequeñas cosas.

Es muy sencillo de elaborar y dura un par de días (si consigues que dure). A la hora de cortar las rebanadas, yo prefiero hacerlo en el mismo momento que las necesito, para que el pan no se ponga seco por los bordes con facilidad.

Vamos allá con la receta

Ingredientes:
  • 400 g. harina
  • 58 g. de agua tibia
  • 58 g. de leche
  • 115 g. espinacas crudas
  • 20 g. azúcar
  • 2,5 g. levadura seca de panadería o 8 g. de la fresca

Elaboración:

En un bol ponemos 200 gramos de harina, la leche, 10 gramos de azúcar. En el agua diluimos la mitad de la levadura, si es seca 1, 25 g. y si es fresca 4 g. Lo agregamos al bol y mezclamos bien hasta que nos queda una masa homogénea, que no se pegue a las manos. La tapamos con un trapo y la dejamos reposar.

En otro bol, ponemos el resto de la harina, el azúcar y el resto de levadura. 

Las espinacas las lavamos bien y luego las trituramos para que nos quede un puré. Si habéis leído bien, las dejamos en crudo. 

Mezclamos las espinacas con el segundo bol hasta que conseguimos una masa homogénea. A esta segunda masa no le hace falta de liquido, porque ya se lo aporta el puré de espinacas.

Tapamos igualmente con un trapo y dejamos reposar, hasta que las dos masas hayan doblado el volumen.

Desgasificamos y estiramos las dos masas, una al lado de la otra, intentando que nos queden de igual tamaño.


Ponemos una masa encima de la otra y estiramos si es necesario la masa de arriba para que quede igualada.


Enrollamos la masa como si hiciéramos un brazo de gitano y la ajustamos al molde que vamos a utilizar. 


En esta ocasión engrase el molde con un poco de aceite de oliva, pero igualmente puedes ponerle papel de hornear para que no se pegue a las paredes.

Dejamos fermentar de nuevo. Ponemos el horno a precalentar a 180º.

Horneamos a 180º durante 40 minutos. 

Antes de desmoldar esperamos a que este un poco templado. Y esperamos a que este totalmente frío para poder cortarlo. Sino corremos el riesgo de que las rebanadas se rompan.


Espero que os guste, nos vemos en un par de días con el ultimo Desafío en la Cocina del año que ha sido un dolor de cabeza, pero con un resultado, fantástico. 



firma


También te gustará...

1 Opiniones

  1. ¡Qué rico tiene que estar y qué bonito queda!

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar



Debido a la falta de tiempo no participo en cadenas ni premios. Si has pensado en mi blog para darmelo, te lo agradezco enormemente.

Todos los comentarios son bien recibidos, me animan a seguir adelante y mostraros cada dia como es mi cocina.

Gracias por todo

Safe Creative #0912140092961
Top blogs de recetas